jewel box.FH11

Norte Sur Records presenta MELON MUSIC

Por fin ha salido el disco MELON MUSIC. Edición especial que conmemora el 15 aniversario (año arriba, año más arriba) de nuestra banda de culto favorita: BUÑUEL UNDER THE TABLE.

En él la ilustre banda asturiana repasa todos sus éxitos. Aquellos inmortales temazos (y en este caso SÍ son “temazos” porque son temas instrumentales, NO son canciones), como My Own Spain, I Remember Remembrances, Star Force o Buñuel Plays The Jazz, así como los “clásicos de nuevo cuño”, entre los que encontramos And Then She Got Drunk, My Subjective Friends o el eterno “hit” Silly Funk. También cuenta con material inédito, como los “oxigenazos” a cargo de cada uno de los miembros del grupo tomando el papel de solistas, o temas absolutamente nuevos como Surface o 2:25 2.0.

Fusión, Jazz-Rock, Funk, Jazz, Chill-Out, Brasileña, Contemporánea… y mucho “MELÓN”. Soberbias melodías, bases hilvanadas y contundentes, todo ello sazonado con magníficas improvisaciones. El habitual cóctel de este inclasificable grupo. 52 minutos de diversión, emoción y deleite, respetando el espíritu de sus conciertos en directo a los que algunos afortunados pudimos asistir.

MELON MUSIC ha sido grabado y mezclado en varias ciudades, países, incluso continentes: a caballo entre Madrid, Asturias y Singapur, aprovechando las nuevas tecnologías digitales e internet. Los miembros de la banda no sólo no se vieron durante la grabación, sino que siguen sin verse; sin reunirse desde hace más de un año. Una producción complicada y laboriosa llevada a cabo por Paco Martínez y Chus Castro.

El vistoso libreto del CD -a cargo de NP Team– cuenta con un pormenorizado desglose de datos del grupo: su historia, su música, los componentes, la propia grabación del disco… en forma de entrevista, sabiamente conducida por Béznar Arias de Norte Sur Records.

Un trabajo imprescindible en la colección de los seguidores de Buñuel Under The Table, así como en la de cualquier amante de la música. De la música sin más, sin etiquetas, sin militancias, sin absurdos límites trazados por los santones y profetillas de lo “musicalmente correcto”. Un CD para escuchar, dejarse llevar y disfrutar.

Y que viva la música.
Eduardo García